El poema que nunca te dediqué, querida ansiedad…

La escritura es lo único que me salva 
Mi única compañía ante la desesperación
El ángel de la guarda quien por mí clama
Mientras en un desahogo puro limpia lágrimas del corazón


Sin filosofía, ni libros de sabios
Deleita mi mente con un solo conocimiento
Proveniente de mi razón, llamado sentimiento
Quien me guía en la obscuridad como nadie lo ha hecho


Siquiera la medicina, no hay remedio ni pastillas
Que calmen el monstruo que mi mente habita
Pasajeramente ya que es parte de mí
Me causa malestares y un miedo irracional


Un monstruo que me ha hecho valorar
Lo único que tengo y lo único qué me puede curar
Ese dolor inexistente que se manifiesta
Y a través de mi mente en mi frágil cuerpo hace una fiesta


Mi escritura lo representa y hoy escribo sobre él
Quién ha paralizado mi día y obligado a coger un papel Aquel que hace de mí un simple instrumento
De quién el lápiz me protege cuando estoy escribiendo


Lamento pensarte tanto ya que de mi te apoderas
Sin embargo, entre tanto hago lo que más me gusta
Y tú, una simple excusa eres para ser lo que soy
Si algo debo agradecerte es por hacerme ver lo que doy


Ya sé hacia dónde voy, sabiendo a quién me llevaré Por eso inmortal será mi nombre y el tuyo también Cuando el mundo lea aquello que a la fuerza me arrancaste Querida ansiedad, mi mente la destruíste
Y con mis escritos, ¡de mí misma me enamoraste!

•17/10/19•

-🦋

Tagged with: