Lo Que NADIE Sabe Sobre Mi Llegada a Texas, USA…

Me cuesta escribir de mi, para mí, publicamente. Me di cuenta de eso, cuando se me ocurrió escribir sobre algunos detalles que nadie sabe sobre mi llegada a Texas. Sé que a la mayoría de las personas nos encanta hablar de nosotros mismos, pero mientras más lo noto en otros, menos disfruto hablar (en este caso escribir) sobre mí.

Sin embargo, bastó con dos oraciones para decidir escribir sobre mi experiencia. Y es que, al sentirme bloqueda mentalmente al momento de escribir, decidí buscar alguna charla en TED que mencionara algo respecto a la escritura, que me hiciera avanzar. Quizá eso ayudaría y me motivaría.

Para mi sorpresa, encontré una charla de Anne Lamott, una novelista y escritora de no ficción estadounidense. La misma dijo:

Uno se sentirá fatal, si al despertar ve que que nunca escribió sobre las cosas que se movían en su corazón: sus historias, recuerdos, visiones y canciones, su propia verdad, su versión de las cosas en su propia voz. Eso es realmente todo lo que tiene para ofrecer, y esa es la razón también por la que nació.”

-Anne Lamott

Ahí comprendí que era mucho más importante de lo que pensaba capturar un recuerdo desde la perspectiva real, humana, instantánea, sentimental y sincera, que queda descrito para siempre a través de la escritura. Acostumbro a tomar fotos en lugar de escribir, pero trato de perfeccionarlas lo mejor posible. A veces, hasta para ataer la atención de otros. Por ende, modifico el momento, dejando de lado la imperfección y la perfección del momento presente, el cuál no depende de de otros, si no de mí y de lo que yo merezca o necesite aprender.

Así son los momentos; aunque vivamos rodeados de personas, nacimos solos, morimos solos, y todo lo que acontece a nuestro alrededor, directa o indirectamente tiene que ver con nosotros únicamente, no con lo que le guste, atraiga, etc… Al los demás. Así que la emoción, cualquier pensamiento, la perspectiva única y personal, la enseñanza de cada momento, entre otras cosas abstractas, pueden ser recopiladas detalladamente por un escritor. Así que he decidido a redactar esto, como ejemplo para algunos, guía o hasta entretenimiento para otros, pero antes que eso, para mí misma

Todo comenzó hace cuatro años atrás, cuando mi padre me dijo que se iría de Puerto Rico, a vivir a los Estados Unidos. Mis padres se habían separado desde que yo tenía como tres o cuatro años, así que viví con mi mamá hasta hace poco. En aquel entonces, yo amaba pasar tiempo los fines de semana con mi papá, y cuando me comentó que se iría recuerdo como ayer que le dije que yo también lo haría, para vivir con él. No obstante, el necesitaba tiempo para establecerce así que no sería de la noche a la mañana.

Luego de un año, específicamente dos meses después del huracán María que aconteció en Puerto Rico, estaba muy mal la situación. No teníamos luz, ni agua, la comida estaba escasa, no había señal, no podíamos ir a la escuela, las calles bloqueadas por derrumbes, árboles caídos, todo destrozado, en fin… Fue horrible. En ese momento le dije a mi mamá que quería irme a vivir con mi papá. Lo cual no tomó para nada bien. Pero, debido a nuestra situación accedió a dejarme ir, a mí y a mi hermano, en lo que comenzaba la escuela. Para la sorpresa de todos, días antes de que partiera nuestro vuelo, mi abuela materna falleció, asi que se canceló todo. Dando lugar a los meses más espantosos y traumantes de mi vida.

Digamos que durante los siguientes tres años desee irme a vivir con papá, mínimo visitarlo. Mucha gente me pregunta el porqué de eso, si mi mamá no es mala, ni mi familia. Y bueno, los amo a todos, mi mamá no es perfecta pero me ama muchísimo, y me consta. Por otra parte, algo más allá en mi interior que no soy capáz de describir o explicar, nunca se sintió cómodo estando allí. Era como si por más que me dieran amor o recibieran de mi parte, simplemente no sentí nunca que encajé allí. Siempre tenía algo que cuestionar o contradecir, mi forma de pensar no iba a corde con la de nadie, mi forma de vestir tampoco, mis gustos musicales, etcétera. A pesar de amar el campo, no era ese el estilo de vida que pensaba crear para mí. Por el contrario, el poco tiempo que pasaba con mi padre los fines de semana cuando el estaba en Puerto Rico, era mi tiempo, mi momento para poner en altavoces mi música preferida, para hablar de temas poco comunes como conspiraciones, para improvisar, verstirme a mi manera y sentir que a alguien más le gustaba, entre otros detalles que marcaban una gran diferencia entre ambas partes. Ya que el amor siempre fue igual de instenso, el cariño tan sobreprotector, y el afecto siempre estuvo ahí por parte de mis amados padres, por los cuales agradezco cada día.

Con el tiempo, según iba creciendo, cada detalle que no encajaba se hizo más grande, más notable, y con ellos mis ganas de vivir con mi padre. Mi deseo era igual de enorme que mis posibilidades de no irme, ya que mi mamá no lo permitía. Como toda madre, quería lo mejor para mí y aún lo quiere. Como toda niña, nunca supe explicar mis motivos correctamente, así que terminaba enojada discutiendo con mi mamá. Todo iba bien hasta que yo salía con el mismo tema, así durante tres años. Se planeaban viajes que nunca se realizaban, me emocionaba y me desilucionaba, y bueno… Nunca desistí.

El tiempo a su manera, poco a poco fue acomodando todo, no muy cómodamente si se puede decir así, de forma tal que por fin se dieran la cosas y no fue fácil pero hoy estoy aquí, en Texas, con el permiso de mi amada madre y manteniendo una preciosa relación entre nostras.

Apenas llevo seis días aquí, y me encanta. No daré muchos detalles, ya que me gustaría escribir otro artículo relacionado a la vida en Texas específicamente. Pero puedo decir que no me arrepiento de querer vivir aquí y sé que no lo haré, porque si hay alguien que quiero enorgullecer es a mi madre, por permitirme estar aquí. Por ella, por papá, por mis hermanos, por quienes amo… Siempre agradecida.

Con esto, quiero decirles que no está mal ser o pensar diferente, no está mal querer algo diferente, no está mal experimentar por uno mismo, no está mal ser diferente a algunas personas en tu familia. No les estás fallando por eso, ellos ya hicieron su vida y tomaron sus propios rumbos, los que ellos decidieron. Quien verdaderamente te ama, te aceptará como eres y respetará tus decisiones, aunque le cueste un poco al principio.

Siempre habrá alguien con tus mismos gustos, con tus mismas metas y con semejantes locuras. No eres la oveja negra, ni el patito feo… Eres diferente y por eso, no eres más ni menos. No pongas tu felicidad por debajo de la de nadie, porque quien merezca que tú hagas eso, querrá que no lo hagas y no te lo permitirá. No dudes en arriesgarte, apuesta a tí, a tus metas y a tus sueños. Enfócate en mostrar los resultados, no en la aprobación de tu plan. Se feliz y a quien le importas, harás feliz. Respeta la forma de pensar de los demás y respeta la tuya también, regalandote prioridad a tí y a tus sueños. No olvides esto…

Si hay algo por lo que sí vale la pena SUFRIR en esta vida, es por ser tú mismo.

-🦋

Tagged with: