Tantas IDEAS, ¿Para Qué?

¿Acaso nunca se te han ocurrido un sinfín de ideas que nunca se cumplen o pones en práctica? Deseas hacer algo, pero luego se te ocurre algo “mejor” y simplemente vas por ello, pero no crees que sea suficiente, entonces deseas hacer algo mucho mejor y al final… No haces nada. Quizá se lea algo contradictorio, pero es real. Ante esto, la verdadera pregunta es, ¿te ha pasado? En fin, es por eso que no he realizado muchísimas cosas, y probablemente tú tampoco. ¡Y que mucho he dejado en el olvido, que muchas posibles oportunidades me he perdido! Todo por no creer ser lo suficientemente buena, no ponerle en empeño suficiente o hasta dejarme llevar por comentarios ajenos. Pero, toda experiencia que se nos presenta en la vida trae consigo lecciones. Lecciones que recibimos al estar en la disposición de extraer algo maravilloso de cada obstáculo en el camino. Por tal razón, me gustaría brindarte un pequeño análisis que he hecho sobre estas acciones que cometemos muchos de nosotros, por lo cual puede que te sientas algo identificado y quizá en un futuro tengas una respuesta. Por si en algún momento te preguntas: Tantas ideas, ¿para qué?

Ahora bien, ¿cómo se es suficientemente bueno en algo sin ningún tipo de experiencia en ello? No hay forma. Sin importar que sea, si te gusta el canto, debes cantar y practicar. Si lo tuyo es la escritura, el baile, la pintura, la contabilidad, la medicina, etcétera. Es esencial tanto estudiar, como poner en práctica lo aprendido. De otra forma no podremos perfeccionar nuestro trabajo más adelante, mucho menos, estar al nivel de quienes admiramos o hasta por encima de ellos. Sin embargo, las ideas no cesan, y como bien ya he mencionado antes, me detienen muchas cosas al momento de trabajarlas. Entre ellas, el miedo a ser insuficiente. No obstante, es importante analizar objetivamente qué es lo que nos detiene al momento de ejecutar nuestros más preciados planes. Por ejemplo, si tu plan es crear tu propio negocio desde casa e incluso has recaudado dinero suficiente como para ponerlo en marcha, tienes la educación financiera que requiere, estás dispuesto a comenzar, tus ideas no se detienen, pero aún no comienzas. Entonces, ¿tantas ideas para qué? De nada te sirve, o bueno, nos sirve, comenzar con algo a lo cuál no nos comprometeremos de la forma correcta. ¡Es más! Que ni siquiera ejecutaremos completamente. Si deseas invertir en tu negocio, ¡hazlo! Antes de que quieras hacer alguna otra cosa que te impida realizarlo. Cada idea a su tiempo, ya que cada una se puede transformar en una excelente oportunidad, pero una a la vez. No menosprecies ninguna de ellas. Si es que las consideras productivas para ti, consérvalas para cuando ya tengas tus metas realizadas y te dirijas en busca de nuevos retos.

Y es que las ideas pueden llegar tan fácilmente y a la vez esfumarse de igual forma. Yo en lo personal, me considero una persona muy creativa. Se me ocurren muchas cosas para escribir, por ejemplo. Una idea tras otra, una buena, otra mejor, y al final termino redactando algo completamente diferente. Todo por no organizar mis ideas y darle prioridad a todas y cada una de ellas. Por ello, he aprendido que si se nos ocurre alguna, es por una razón. Somos privilegiados por el simple hecho de poder desarrollar una idea original. A pesar de que muchas veces no le demos el valor que se merecen a todos esos proyectos sin terminar. Por eso escribo esto, tanto para ti, como para mí misma. Por todas la ideas creativas y asombrosas que no hemos puesto en práctica, por la razón que sea. No hay excusas, solo una imaginación sin límites que poseemos todos, lista para ser utilizada de la mejor forma. Por eso, te responderé esta pregunta, para que no olvides el valor de tu creatividad.

Tantas ideas para…

  • Ejecutar
  • Darle valor
  • Anotar
  • Estar orgullosos de nosotros mismos
  • Desarrollar
  • Compartir
  • Ayudar
  • Ejercer un cambio positivo
  • Impactar vidas de la mejor forma posible
  • No dejar pasar ni una
  • Darle prioridad por encima de lo que otros opinen negativamente al respecto
  • Ser un buen ejemplo a seguir
  • Acercarnos cada día más a nuestros sueños
  • ¡NO DEJAR DE SOÑAR EN GRANDE!

Así como le damos valor a nuestros sueños, debemos dárselo a las ideas positivas que nos acercan a ellos, alimentando nuestra creatividad con el arte, con la acción y con mucho amor y respeto hacia nosotros mismos. Ya no permitas que tus actos e ideas se limiten a la capacidad de las personas que te rodean, no permitas que tu miedo y las excusas te detengan. Piensa en grande, ámate y desarrolla tus ideas en grande. Pues para el éxito y la felicidad, no hay límites. Tan pronto entiendas eso, llegarán personas que te ayuden a crecer y valoren tus ideas y sueños. Pero nada de eso ocurrirá hasta que no lo hagas tú primero… Hasta que no tengas las respuestas a dicha pregunta.

Tantas ideas… Sí, esperan por ti.

-🦋

Tagged with: