Lindsey Stirling; Un Ejemplo A Seguir E Inspiración Para Millones De Personas

De superarse a sí misma, atravesando por terribles humillaciones, a ser un motivo de superación para el mundo entero. Su historia sin duda es sumamente inspiradora. La hace más que digna y merecedora de admiración, y por supuesto, de todo su éxito a nivel mundial. Mientras las puertas de American Got Talent se cerraban para ella, su determinación y lealtad a sí misma y a su sueño le abrieron las puertas al mundo. Y con esto, a los miles de fanáticos que como yo, encuentran en su ejemplo un motivo para no rendirse, para luchar por sus sueños y enfrentar las adversidades como un escalón hacia un nuevo mundo en el cual no existe la palabra imposible. Con este artículo te aseguro que sea cual sea tu sueño, entenderás que sí es posible. ¡Sí se puede! Te lo demostraré con la historia de una de las mejores violinistas, única, perseverante, todo un ejemplo a seguir, pues no hay nadie como Lindsey Stirling.

Lindsey Stirling nació el 21 de septiembre de 1986, en la ciudad de Santa Ana en California. Su interés música nació poco después a sus cinco años al escuchar junto a su padre, Stephen Stirling un disco de Beethoven. Gracias a ello se enamoró de la música instrumental y la composición. Sin embargo, la danza estaba en su lista de sueños por cumplir. A lo que se le suma el deseo por aprender a tocar el violín. A pesar de la situación económica de sus padres, estos lograron comprarle un violín a la edad de doce años y comenzó tomar clases, ya que en ese momento solo eso era posible por parte de sus padres. A sus dieciséis, Stirling se unió a una banda de rock junto a varios amigos y escribió su primer solo en dicho género musical. En 2010 llegó a los cuartos de final en American Got Talent, por lo cual decidió mezclar dos de sus pasiones en una de sus presentaciones; el violín y la danza. Debido a la complejidad de los movimientos que realizó mientras tocaba el violín, su presentación no fue la mejor. Por lo cual recibió comentarios negativos que la devastaron. Según los jueces a pesar de su talento, la criticaron fuertemente alegando que el problema era su violín. Ya que para hacer lo que quería debía ser una violinista de clase mundial, su actuación no era suficiente como para llenar un estadio en Las Vegas, entre otras críticas.

Pero ni los comentarios negativos, ni ese terrible momento fueron capaces de destruir el sueño de Stirling, pues continuó con su carrera de solista y su estilo único. En 2010 lanzó un EP digital y en el 2011 comenzó a crecer en su canal y su popularidad fue aumentando cada vez más, hasta llegar a recibir millones de vistas en sus videos, contando con poco más de doce millones de suscriptores actualmente. Siendo una artista reconocida a nivel mundial, con seis álbumes y múltiples galardones por parte de: YouTube Awards, Streamy Awards, Teen Choice Awards, entre otros.

Concluyo con lo siguiente, ya que mi enfoque va dirigido hacia la reflexión… Es increíble la forma en la cual a veces siquiera necesitamos recibir algún comentario negativo para sentir que no somos capaces de lograr algo. Muchas veces somos nuestro propio enemigo, pero no ha de ser así. Si bien podemos juzgarnos mejor que los demás también podemos ser fiel a nosotros mismos, resaltar aquello que nos hace diferente al resto y convertirlo en algo productivo. Lindsey Stirling permaneció fiel a su sueño, creyó en sí misma cuando nadie más lo hizo. Hoy día su autenticidad la ha llevado lejos, gracias a ello se destacó de entre miles de artistas, porque no siguió ningún patrón, respetó las opiniones ajenas pero jamás le resto valor a las suyas. No fue fácil para ella, pero logró lo que tanto deseaba y mereció la pena.

“A veces ser diferente se siente mucho como estar a solas. Pero con eso dicho, ser fiel a eso y fiel a mis normas y mi manera de hacer las cosas en mi arte y mi música, todo lo que me ha hecho sentir muy diferente… al final, me ha hecho más feliz.”
-Lindsey Stirling

-🦋

Tagged with: